« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Campus Verano 2019
Campus Invierno 2018
Fotografías
Noticias
Fotos Campus
Campus en el Recuerdo

26/08/2010 | Olé

OPINION

A disfrutar de este equipo

Oscar Huevo Sánchez. En un torneo en el que escasearán figuras de alto vuelo, Argentina tiene grandes chances de volver al podio. Si no ocurriese, sería por detalles o lesiones de sus jugadores clave. Los jugadores argentinos garantizan una cohesión y espíritu colectivo diferentes a muchos en estos torneos. Tal vez sólo España se aproxime o tenga un paso más en calidad por sus estrellas. El resto está muy lejos a nivel de conjunto y química de juego.

La Selección juega un básquet como pocas veces vemos en torneos internacionales o la misma NBA. Son diferentes en cuanto a concepción del juego. Lo hacen en el piso. No tenemos jugadores atléticos que vuelan y lo hacen sobre el aro… ¿Cómo se suple un equipo con pocos atletas y no tanto músculo y altura? Con cerebro y años de estar en el mismo camino. Salvo Delfino, Nocioni y Cequeira, el resto juega muy bien ofensivas fluidas que dan paz al juego y determinaciones claras como tiros abiertos o el pick and roll en el centro del campo.

Cada uno sabe su rol y casi nunca veremos algún indio tomar resoluciones ilógicas. Cumplen todos porque se quieren y respetan. Con un líder en jerarquía y ejemplo como Scola comienza este conjunto. Todos tienen enorme personalidad y si bien el de Houston es el mejor, hay otros que simbolizan diferentes facetas del juego: Oberto será clave en la defensa interior, Chapu en la adversidad y Prigioni en la conducción.

La ausencia de Ginóbili será notoria en una última bola y en la generación del juego. Pero no será una baja tan dura en lo posicional. Ante tanta ausencia es una suerte tener a un reemplazo como Delfino. Carlitos puede jugar de base, escolta y alero y asumir, como en los amistosos, el rol de primera opción perimetral. Su muñeca lo expresa en cada juego. No se esfuerza en nada y su lanzamiento es fino y natural. Es evidente su progreso y la solución que da al equipo.

Las dudas que podemos tener son la defensa interior o el descontrol de juego cuando no esté Prigioni. Luego las lesiones le caben a cualquiera. Eso sí, jugadores diferentes como Scola, Delfino, Chapu u Oberto deberían tener un equilibrio físico para no pagar el precio.

No sé si, al final, seremos podio o no. Sólo pienso que no muchas veces encontraremos a un grupo tan unido y de tamaño carácter en forma conjunta. Por eso lo más lindo es el presente y hay que disfrutarlo. Ya habrá tiempo para analizar el futuro y para ver cómo disimulamos las pérdidas en el siguiente recambio.
Huevo Sánchez - Campus de Verano 2019
Campus de Verano 2019
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados