« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Santiago 2017
Verano 2018
Campus Invierno 2017
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

20/09/2012 | NotiHuevo

Liga Nacional

Oscar Sánchez “En la Liga todos juegan igual”

El “Huevo” Sánchez mañana viernes pone proa rumbo a Zaragoza (España) para ver la Super Copa y una semana después se instala en Rusia con Ettore Messina para ver los entrenamientos del CSKA e indagar en la formación de la escuela rusa. Antes de partir charló de básquet con Pick and Roll y su mirada de la liga.
Oscar Sánchez (Majo Gil)
Oscar Sánchez (Majo Gil)
Pablo Tosal. “¿Porque me voy? porque soy entrenador de raza, por tener 25 años de campamento, se piensa que soy entrenador de campamento, pero soy entrenador profesional”, comienza diciendo el Huevo Oscar Sánchez, quien cada año realiza un viaje a algún lugar del mundo para seguir capacitándose en el mundo del básquetbol.

Y ahí mismo, en el comienzo empieza a tomar calor la charla: “Al tener otros compromisos previos decidí no dirigir hasta diciembre pero sigo con el hambre y la misma idea de siempre para perfeccionarme pero abarcando dos sentidos de la enseñanza. Un ejemplo: tenés entrenadores que son buenos directores técnicos, entrenadores que son buenos formadores de jugadores y buenos entrenadores de campo. Yo trato de ser completo en esos aspectos”.

- ¿Qué vas a hacer a Rusia?

- De la misma manera que hizo Peterson en la década del 80, con una línea de trabajo, de entrenamiento, filosofía de juego, era un entrenador técnico perfecto. El otro monstruo era Ettore Messina que lo vengo siguiendo desde 1992 en Tenerife, luego en Bologna con Emanuel (Ginóbili) después en el CSKA, y en Alemania. Como tengo una gran amistad me dijo “venite”. Es una buena posibilidad de ver no solo a CSKA, si no a toda la escuela rusa que me interesa mucho. Antes voy a Zaragoza, al torneo de la Supercopa y el 24 voy a Moscú.

- ¿Qué es lo que querés sacar de la escuela rusa?

- Para hablar con autoridad, la escuela serbia y lituana son espejos del básquetbol FIBA. Me interesa cómo entrenan. Yo sé las problemáticas de los clubes argentinos en menores y en toda la formación. Me gustaría conocer Australia, Francia, España, Serbia, y también Rusia.

- Me queda la sensación de que no tienen tanto talento como los sudamericanos.

- La diferencia que tenemos en picardía y corazón es un plus, sumado al talento. Pero los grandes de ellos están bien fundamentados y con algo que estamos obviando que es la parte física de los jugadores. En divisiones formativas no tienen fuerza para pasar el balón, no tienen mecánica de tiro, no tienen la velocidad en relación a la altura y no tienen la capacidad de jugar de espaldas al cesto en relación a la baja estatura.

- Cuando te encontrás con la realidad argentina ¿Desde tu lugar de entrenador profesional hay algo para hacer?

- Sí, claro. El otro día leí que Pepe Sánchez va a mandar a algunos chicos en que trabajen en diferentes módulos por algunos meses (porque son de otros clubes) para formarlos y que jueguen en Estudiantes. Todo el mundo en Argentina sabe de básquetbol, y todo el mundo trabaja pero hay que trabajar sobre el físico. No se puede trabajar todos iguales, proque hay básquetbol social y básquetbol profesional. Para nuestro nivel el básquet social no existe. Es decir el básquet social existe para aquellos que necesitan contención, van a los clubes a disfrutar de un juego colectivo. Pero los clubes de Liga no pueden trabajar con todos iguales, merecen un trato especial algunos jugadores para ser diferentes como pasó con Peñarol con Campazzo, Mata, Giorgetti. Me refiero al jugador de liga. No es que no estoy en contra de que el gordo juegue al básquet. Hay que trabajar en los colegios en la parte física y en los clubes pocos tienen tiempo para entrenar 2 horas por día. Hay que entrenar 4 a 5 horas por día. El club no invierte en la parte física ni en un entrenador físico.

- El tema de las horas para trabajar no solo aparece en los chicos, también es un problema para los profesionales. Parece un mal endémico.
-
Yo soy muy exigente. Si un jugador tira 30% en libres a lo mejor poniéndose un profesor en un tiempo de receso, o un psicólogo, o simplemente decide entrenar la falencia que considera que tiene en un tiempo extra y no en competencia. Yo creo en el trabajo, sin dudas. Invierto mucho tiempo. Yo entiendo lo que me dicen (porque no lo he entrenado nunca) de Scola que se exige él mismo. Bueno, esos son los jugadores diferentes.

- En tu próximo campamento tendrás un entrenador de tiro ¿cuál es la importancia?

- Hay muchos jugadores, la gran mayoría, que aprenden a tirar emulando a otro, otros cambian permanentemente (porque quieren primero tirar como Manu, después como Delfino) pero no hay un tiempo en aros auxiliares para entrenar el movimiento final de la jugada que es el tiro y en eso vos necesitas un tiempo mayor de trabajo. Necesitas también enseñar el lanzamiento. Y preparar el profesor para que sepa enseñar. Por ejemplo todo el mundo sabe más defensa que ataque, y saben más la postura defensiva que lo sigue, o la jugada antes que el concepto y el fundamento. Eso busco cambiar. Me siento confortable cambiando eso. No solo en los campamentos sino en a los jugadores profesionales, es muchísimo tiempo el que se entrena para tampoco tiempo en que se juega. Hay una permanente evolución, el jugador mejora si trabaja 10 meses.

- ¿Cómo hacés cuando dividís deseo de enseñar y ser entrenador? ¿Se disocia o se puede hacer todo junto?

- Tenés que saber donde estás. El contrato te da la pauta de que tenés que ganar el primer cuarto (porque ya no tenes que ganar el primer partido sino el primer cuarto) o te da la chapa de firmar por 3 años. Una cosa son procesos inmediatos y otra son procesos prolongados. A nivel profesional yo elijo ser bueno en el banco, como estratega y busco ganar porque entrenador de campo uno siempre consigue. Si bien sé que en alto nivel existe muchos DT que no derivan a asistentes, trabajan ellos (ejemplo Ivanovic, Messina). Para mí son muy buenas las dos cosas pero si tengo que elegir una a nivel profesional quiero ser bueno en el banco y buen estratega.

- Te lo decía también porque creo que es difícil disociar una persona que le gusta entrenar del que tiene que conseguir resultado, ya sea con un chico o con un profesional

- Claro, eso es una constante. Te doy un ejemplo el básquet cada vez es más reducido en variantes.

- ¿No es cada vez más rico en variantes?
-
No, no. Estoy podrido. Todos juegan igual. Todos juegan uno corriendo de un lado para el otro como loco, el diamante y el pick and roll. Me tienen cansado con eso. Lo que tenés que usar, dentro de esa salida a la cortina, es la inteligencia para salir diferente. Si te marcan cara a cara, si te chequean, si van seguidor, si te anticipa. Lo mismo con el Pickandroll, si te marcan fondo, si te marca bajo, si marcan step, si marcan trap, si te hace espacio y seguidor y vos ahí tenés que estar preparado para que esa continuidad del partido de 40-50 pickandrolls por juego el jugador tenga variantes.

- Tal vez te meto en un compromiso pero ¿Como evaluás la riqueza técnica del jugador argentino?

- Pienso que hay jugadores que son previsibles, por eso los partidos salen tan malos, otros que no y no sabés qué otorgarle. Siempre le das un 50% a favor del jugador, un 50% sos responsable vos. Un ejemplo a uno le podés dar la mano izquierda, a otro la derecha. Se complica cuando tiene las dos y lateralidad. Pero los jugadores de muchos años siempre tienen los mismos hábitos. El mejor es cuando se sabe que hace eso y aunque lo sepas lo hace igual, como Ruggeri o Pasarella que todos sabían que cabeceaban siempre, el técnico se los decía pero ellos iban y cabeceaban igual. Yo prefiero marcar a un tipo que no sabés qué darle. No abundan muchos de esos jugadores.

- A la Liga regresaron muchos perimetrales, eso le quita lugar a los extranjeros ¿puede cambiar el juego siendo más táctico?

- Van Lacke es un gran jugador, Gianella (que estuvo en mi Campus de chico) es un gran jugador. Con Diego García y Quinteros son los cuatro mejores regresos. No sé si cambia el juego pero la enriquece. No hay un pronóstico con cuatro equipos, hay 10, 12 equipos. Ahora no ganan tirando colillas de cigarrillos, ahora se gana con básquetbol. Y lo que te da la garantía también es que con los árbitros ahora gana el que juega mejor. En la Liga pasa lo de siempre ahora hay vaivenes pero no valen nada, lo que vale es la segunda fase.
Huevo Sánchez - Campus de Verano 2018
Campus de Verano 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados