« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Santiago 2017
Verano 2018
Campus Invierno 2017
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

Bahía Blanca, 11/08/2008 | NotiBoca

“HUEVO” SANCHEZ CONCENTRO CON EL EQUIPO AYER EN MAR DEL PLATA

“Parezco un novato de la ilusión que tengo por dirigir en Boca”

El sábado terminó su campus en nuestra ciudad. Viajó a “La Feliz”, descansó un poco, madrugó para ver el debut argentino y, por la tarde, se encerró en el hotel. Comenzó la pretemporada para la Liga Nacional 2008-2009.
Aprenden todos, “Si bien esto es un negocio, me encanta estar con ellos”, aseguró Sánchez.
Aprenden todos, “Si bien esto es un negocio, me encanta estar con ellos”, aseguró Sánchez.
Fernando Rodríguez. Oscar Sánchez no para. Ni bien terminó el campus en Bahía, donde reunió casi un centenar de chicos, viajó a Mar del Plata, ciudad que lo adoptó hace 21 años y que eligió para la concentración de Boca, su flamante equipo, que ayer llegó ahí para hoy iniciar la pretemporada conducente a la Liga Nacional.

“Estoy entrando en la habitación. Me tocó frente al mar, está el control remoto y no falta nada. Parezco un novato de la ilusión que tengo por dirigir en Boca. Me lo recuerdan más mis amigos --comentó-- pero yo les digo que no voy al arco. El tema que Boca es muy fuerte. Estuve dos días y me di cuenta de que era diferente a todo. Ahí puedo ser profesional. Después de vivir 21 años en una ciudad y trabajar 16 temporadas en un club, te vas desgastando. Por naturalidad, es normal pretender hacer las cosas bien, aunque en este caso, estoy muy ilusionado, como en Atenas”.

--Donde conseguiste la gloria.
--Claro. El primer viaje nos subimos al Chevallier y me dieron un sandwich con mi nombre. Primero pensé: “esto es una j...”, aunque después comprobé que era NBA. De todos modos, mandan los resultados.

--¿A quiénes ponés como candidatos para la próxima temporada?
--En principio, Libertad, Peñarol, Regatas Corrientes, Atenas, Quimsa y Boca son los seis que están muy fuertes.

--¿Trabajar en Boca te da mayor prestigio como entrenador?
--Totalmente. Es diferente dirigir un equipo a ser el técnico de Boca o Atenas. Yo estaba en Córdoba, me subía a un remis y era el entrenador de Atenas, ni de Belgrano ni de Talleres. Lo mismo sucede en Boca, por institución, no por el básquetbol en sí.

--¿Tenés una presión extra por tratarse de Boca?
--Boca busca lo mejor en el entorno, pero eso requiere de triunfos. En Boca no sólo alcanza con hacer una buena campaña.

--¿Estás conforme con el plantel?
--Estoy muy conforme con el equipo que armamos, pero somos conscientes de que salimos muy tarde al mercado y que, a priori, la sacamos demasiado barata. Tengo debilidad en el puesto de dos, aunque puedo arreglarlo con el “Penca” (Aguirre) de uno y Legaria de dos.

--Más allá de haber caído en uno de los equipos grandes, ¿necesitabas un cambio de aire?
--Mi deseo era dirigir en España, algún día la selección nacional o Boca, eso le pedí a mi representante.

--Entonces te quedan dos deudas pendientes.
--Seguro. Pero todo va de la mano. Primero tengo que hacer un buen trabajo acá y, después, tratar de dar el salto.

Junto a Espil, como en el ´86

En 1986 “Huevo” hizo debutar a Juan Espil, con la selección Mayor de Bahía, en el Provincial de Tres Arroyos, donde perdieron la final ante Pergamino, por 90 a 83.
“En ese torneo le regalé una camiseta de práctica que era de Oscar y que me había dado el utilero de Brasil cuando estuve concentrado con esa Selección, en el ´85. Ahí le dije: ´Juan, vas a ser un gran jugador´, y uno del plantel acotó: ´te equivocás Huevo, va a ser un c...”.

--¿Y qué significa para vos dirigirlo en su regreso a la Liga Nacional?
--Es un desafío para ambos. Juan me transmite profesionalismo, seriedad, respeto en el vestuario hacia el rival, calidad de persona y conocimientos. No quiero que Espil esté 40 minutos en cancha, dando vueltas, como en la época de Vecchio, para meter 40 puntos. Necesito que me haga 14/15 puntos y que juegue 22/25 minutos.

Es el Nº1

787 partidos de Liga dirigió “Huevo”, cifra que lo pone al tope entre los entrenadores con más partidos en la elite, con 412 triunfos (52,35%).
Su historial incluye 17 temporadas: Estudiantes de nuestra ciudad (´85 y ´86); Quilmes (´91-92, ´92-93, ´93-94, ´96-97, ´99-2000, 2000-01, ´01-02, ´06-07 y ´07-08); Andino (´94-95 y ´95-96); Deportivo Roca (´97-98); Atenas (campeón ´02-03); Conarpesa (´04-05) y Deportivo Madryn (´05-06).

“No me gustó el equipo en este primer partido”

Temprano, como muchos argentinos, amaneció ayer el técnico bahiense, con el objetivo de ver el debut de la Selección en Beijing.
“No me gustó el equipo en este primer partido. En ningún momento pudo tomar el control del mismo. Jugó a lo que pudo, no a lo que quiso y con numerosos tiros forzados. Además, tuvo grandes problemas con la defensa a la pelota, lo cual le produjo el tiro abierto”, analizó.
La entrega de estos jugadores no alcanzó para ganar el primer juego.
“Para mí, lo positivo de Argentina durante la etapa dorada fue que tuvo corazón y juego, pero esta vez mostró corazón, y de más, aunque faltó el juego. Si bien nos pusimos en juego presionando, cuando parecía que el partido estaba terminado, fue poco natural. Inclusive, a futuro es peligroso, porque el equipo se hace cada vez más corto”, se preocupó.
El nivel de los lituanos fue decisivo.
“La realidad es que Argentina enfrentó a un rival durísimo, con una fortaleza física impresionante y, a diferencia de los nuestros, los grandes tiran de afuera. Rompieron en todas las cortinas, las lucharon y tuvieron mucha velocidad de ejecución. Es decir, cuando van a cortinar el pick and roll lo hacen rápido, como debe ser, no como nosotros, que vamos caminando. Y Emanuel, en un momento se puso el equipo al hombro, pero con dos tiros largos, no penetrando, atacando y generando desorden defensivo”, opinó.

“En Bahía siempre existe desconfianza”

--¿Cómo fue la primera experiencia del campus en Bahía?
--Muy diferente al resto de los campamentos. Veníamos con mucho trabajo de otro en Paraná, que fue brillante, hicimos otro en Chile y, en consecuencia, arrastrábamos el cansancio de dos semanas consecutivas. Pero sabíamos que en Bahía teníamos que ponernos las pilas, porque era otra cosa. En Bahía nos encontramos con un club muy amplio, dispuesto a brindarnos todo, como si estuviéramos en casa. Bahiense está muy bien, me sorprendió. Sé que “Yuyo” (Ginóbili) y Alberto Antón viven ahí adentro, pero nos pusieron el club a disposición.

--¿Te ayudó trabajar en Bahiense para poner como ejemplo la figura de “Manu”?
--Tomo como ejemplo a Emanuel, “Pepe” Sánchez, Scola, Nocioni, Oberto... Así cerré, diciendo que los chicos tienen mucho para emular a gente que acompaña la idolatría con la persona. Son tipos que no se los ve bebiendo, fumando o en cosas raras. Justamente leí una nota con Jorge Severini, que salió en el diario, y atrás aparecía, en una de esas fotos. Recuerdo que por entonces nos mostraban las cintas de jugadores NBA, en cambio ahora los chicos vieron, por ejemplo, cómo entrenan actualmente los Spurs. Y siguen la NBA en directo.

--¿Cómo se mide el nivel de un campamento?
--Mi campus es de entrenamiento, no social. Son seis horas de fundamentos y técnica individual. Los entrenadores tienen que ser, a la vez, docentes, no árbitros de partidos. Enseñamos mucho movimientos de pie, mecánica de tiro y psicomotricidad. De todos modos y más allá de la experiencia de 20 años, debo reconocer que en esta oportunidad era un desafío diferente, porque en Bahía siempre existe desconfianza, pero los chicos se fueron felices.

--¿Muchos chicos de Bahía?
--Sí, pero también tuvimos uno de Bogotá (Colombia), y vino exclusivamente para el campus. Ya había estado en Málaga, Barcelona y este fue el que más le gustó. Vino gente de Iguazú, Neuquén, General Roca, Berazategui, La Plata y el 50% de Bahía.

--¿Qué te dejan los campus más allá de ser un negocio?
--La felicidad más grande me la dan los chicos. Soy muy sensible y si bien esto es un negocio, me encanta estar con ellos. A veces no entienden que, en este caso, el técnico de Boca les sirva la leche o comparta mucho tiempo con ellos. Pero me apasiona. Es un laburo impresionante y ya vimos pasar 5000 jugadores. Junto con Marisa (su mujer) nos consideramos como sus padres. Te deja enseñanzas.
Huevo Sánchez - Campus de Verano 2018
Campus de Verano 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados