« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Santiago de Chile 2018
Campus Verano 2019
Bahía Blanca 2019
Fotografías
Noticias
Fotos Campus
Noticias
NotiAtenas - Fuente: Olé

12/05/2010 | NotiAtenas

LIGA NACIONAL

“Huevo me metió en esta carrera”

Oveja Hernández, DT de Peñarol y la Selección, revela la desopilante anécdota en la cual Sánchez, su rival en la final con Atenas, le marcó el camino. Mano a mano.
Huevo, de 51 años, y Oveja, de 46. Maestros. (FABIAN GASTIARENA)
Huevo, de 51 años, y Oveja, de 46. Maestros. (FABIAN GASTIARENA)
Julián Mozo. Era el mediodía del 26 de abril del 84. Oscar Sánchez se casaba con Marisa, la esposa que lo acompaña hasta estos días, en una iglesia de Bahía Blanca. “Yo tenía 20 años y dirigía a los juveniles de Villa Mitre, pero como Huevo se casaba tenía que ayudarlo con la Primera. Cuando la pareja salió y fui a saludarla en el atrio, Huevo sacó unos papeles y se puso a explicarme... ¡Eran los sistemas y características individuales de Olimpo, el próximo rival! Marisa le pegó un grito y me metió todo en el bolsillo. De esa forma, Oscar me metió esa locura y empecé a pensar que mi profesión podía ser la de entrenador profesional.

Huevo me metió en esta carrera”, le cuenta Sergio Hernández (46 años) a Olé.

“Claro que me acuerdo... Le estaba dando los papeles con canchitas dibujadas cuando me tiraban el arroz”, agrega Huevo (51).

Poco más de 26 años después, el destino se encarga de unirlos nuevamente. O de enfrentarlos: porque desde hoy, a las 21 (por TyC Sports), se las verán en la definición de la Liga Nacional que reedita la del año pasado: Peñarol versus Atenas.

-¿Qué significa encontrarlo en la final?

-Hernández: Ya nos hemos enfrentado mucho, pero esto es una alegría. Es alguien que me metió en esta carrera. Cuando empecé, él rompía con todo lo establecido por su pasión y dedicación. Eran tiempos en que los técnicos tenían otros trabajos y daban los entrenamientos calzados con zapatos. Oscar era full time, andaba con cientos de papeles, estaba diez horas en el club y programaba 250 driles por práctica.

-Sánchez: Era así (se ríe).

Oveja fue mi jugador y ayudante. Cuando él empezó, yo veía que copiaba mi estilo y forma de enseñar, luego fue encontrando su propio estilo. Pero seguimos siendo parecidos, viendo el básquet de la misma forma.

-¿Qué más los une?

-H: Es un amigo.
-S: Sí. Nos une la amistad y un gran respeto. No somos íntimos, pero pueden pasar 30 años sin que nos veamos pero si lo encuentro es como si nos hubiésemos visto ayer.

-¿Cómo ubicás a Oveja en la historia?

-Varios marcaron épocas: Schonwies, primero, luego León (Najnudel)... Y Oveja ya no tiene nada que demostrar. Como Lamas y Magnano, él ya dejó su sello.

-¿Cómo ubicás a Huevo?

-Entre los mejores cinco. Y un gran mérito es estar sin haber ganado tanto.

-Pero no lo llevaste a la Selección...

-H: Lo valoro mucho, pero al conocerlo tanto creí que no seríamos compatibles por personalidades. Tal vez es una fantasía mía, pero creo que hubiera habido demasiadas voces... Lo veo más como técnico que asistente en el seleccionado.

-¿Todavía te duele esa decisión?

-S: Me dolió, fue un momento duro en mi carrera. Yo tengo un concepto distinto. Los Dream Teams llevan DT y asistentes todos NBA. Yo soy partidario de sumar a los mejores. Además, yo sé ubicarme...

-¿Y cómo lo ves como rival?

-S: Es un dolor de cabeza porque nunca se da por muerto.

-¿Creés que te va a sorprender con algo?

-H: Alguna sorpresa con la rotación, pero no creo que con táctica. No creo que Huevo se aparte de su línea de juego. Yo soy igual y no sé qué prefiero tener enfrente.

-¿Le vas a mandar a Figueroa sobre Lamonte?

-S: No sé, no sé, tampoco lo voy a decir...

-¿Vas a dejar que Leiva juegue y frenarle el perímetro?

-S: Ahora (NdeR: ayer por la tarde) veré videos porque quiero ver los ángulos de penetraciones, cómo juega Lamonte en el eje de cancha... Igual, estamos enfocados también en el ataque, viendo cómo aprovechar sus errores defensivos. Pero en el primer juego seguiremos la lógica y luego ajustaremos.

-¿Vos qué esperás, Oveja?

-No sé si sacrificará a Figueroa para correr a un demonio como Lamonte. Y si lo hace, White o Locatelli deberán ir con Tato y no sé si estarán cómodos. En lo otro, sí tiene personal para defender a Leiva uno contra uno y concentrarse en el resto.

-¿Cómo están Cantero y Figueroa?

-S: Aprendieron a jugar con dolor.

-¿Lo tienen ahora?

-Si lo tienen, no me lo dicen.

-Atenas llega desgastado, ¿hay que apuntar a ese punto?

-H: Atenas sufrió lesiones y jugó dos durísimos quintos juegos, eso da una ventajita, pero hay que saber aprovecharla con nuestro mayor estado físico. Pero habrá que tener paciencia porque veo una serie muy apretada.

-Muchos ya ven campeón a Peñarol. ¿Se le puede ganar?

-S: Por supuesto. Estoy convencido de que podemos ganar. Tengo jugadores, el mejor ataque y en estos playoffs hemos entrenado la cabeza. Nos pasó de todo, mucha adversidad, y la superamos.

Tenemos ese plus de creer mucho en nosotros. Y si jugamos intensos, somos muy bravos. Veo una final dura, una carnicería y nosotros jugaremos con las reglas que dispongan.

-Peñarol es el favorito, Oveja.

-Lo sabemos. Esa chapa la armamos nosotros, ganando 36 partidos seguidos en el Poli, tres títulos...

Pero este equipo se hace cargo, no le tiene miedo a perder... Enfrentarnos es como pelearte contra alguien que no tiene miedo a morir. Es por la mentalidad de los jugadores, que en nuestro caso comienza con Leo Gutiérrez.

-¿Llegan en el mejor momento?

-H: Sí, pero no nos creemos imbatibles y sabemos que enfrente tenemos un equipo con historia, con grandes jugadores y técnico.

-¿Atenas bajó el nivel en playoffs?

-S: No. Si no, no hubiésemos pasado las dos series.

A veces hay que jugar feo en playoffs y recurrir a la garra.

-¿Tenés miedo que se repita lo del año pasado, Oveja?

-No. Noto ansiosa a la gente, como con miedo a que se escape algo que ya está en sus manos. Se siente que la Liga no se gana desde el 94 y Atenas ya nos ganó.

Larga la finalísima y ya no será maestro vs. discípulo. Ahora es maestro contra maestro.
Huevo Sánchez - Campus Bahía Blanca 2019
Campus Bahía Blanca 2019
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados