« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Contacto
Campus Invierno 2021
Campus de Bases 2021
Fotografías
Noticias
Fotos Campus
Campus en el Recuerdo
Noticias
Notas de opinión - Fuente: mundoD - La Voz del Interior

11/08/2012 | Notas de opinión

Diferencia de material

Por Oscar Sánchez, especial para Mundo D.

Si bien Argentina se mantuvo en partido hasta el tercer cuarto, hubo demasiada diferencia entre un conjunto y otro. La selección salió con defensas mixtas y zonales, con el objetivo de confundir al rival. La defensa mixta era la que se denomina “cajón y uno” sobre Kevin Durant: quien se encargaba de él era Prigioni, en tanto que los otros cuatro se plantaban en zona. Sin embargo, EE.UU. fue una catarata de puntos. Normalmente, ese tipo de defensa se usa cuando el resto tiene poco lanzamiento y menor peso interior, pero fue vulnerada a voluntad, con un parcial inicial de 18-5.

Después, Argentina pasó a una zona 3-2, poniendo más gente en el frente. Eso sí fue más lógico, porque salvo por los rompimientos de LeBron James, los estadounidenses padecieron la falta de un poste o centro que juegue en la pintura.
La ofensiva albiceleste fue rápida y no controlada. Delfino tuvo una brillante primera etapa, en la que su tiro fue producto de descargas de los pick and roll o mediante pases de Scola, cuando se congestionaba a Luis. En esa primera mitad, Argentina salió estadísticamente beneficiada: apenas 7 puntos fue la ventaja para EE.UU., que careció de efectividad y ritmo ofensivo.

Sin embargo, la segunda parte fue otra cosa, más de acuerdo a lo que tiene uno y otro equipo. Los dirigidos por Mike Krzyzewski se adueñaron de ambos tableros (46-29 en rebotes) y ahí tuvieron opciones para ser arrolladores: rebote y salida a cancha abierta con tiros de los “racheros” Durant y Carmelo Anthony. Si fallaban, cargaban al rebote ofensivo y conseguían falta o gol y aprovechaban un pick en el eje de cancha y pasaban la bola a las esquinas para los tiradores. Una máquina.

Hubo demasiada diferencia. Argentina está haciendo lo que puede. En ofensiva, más es imposible para “Manu” Ginóbili, Scola y Delfino. Todo cuesta y costará un poco más, sabiendo que no abundan grandes desequilibrios y que el base natural, Prigioni, está debajo de su nivel.

Ahora, la selección pondrá todo en busca del bronce. Aunque sean enormes y tengan grandes lanzadores, los rusos no poseen la capacidad atlética de EE.UU. Será un juego más de “humanos”.

Huevo Sánchez - Campus de Invierno 2021
Campus de Invierno 2021
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados