« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Salta 2017
Habilidades y Hombres Altos
Valdivia 2017
Verano 2018
Fotografías
Fotos Campus

13/06/2017 | NBA

Especial para Clarín. Por Oscar Sánchez; Entrenador de básquet en la Liga Nacional

Golden State creó un juego dinámico, con precisión y fuerte en defensa

Golden State creó un juego dinámico, con precisión y fuerte en defensa. Kevin Durant, Draymond Green y Stephen Curry, buena parte de la columna vertebral del campeón

Para ganar este título en la NBA con un récord de 16-1 en los playoffs, Golden State contó con estrellas que comparten el balón y que potencian al resto de sus muy buenos compañeros. Tienen un gran conocimiento del juego y poseen una marcha diferente en velocidad. Espigados, de brazos largos, rápidos en espacios limitados y con mucha finura en sus muñecas, marcaron un básquetbol atrapante para ver. Es raro observar en un equipo que nadie tenga debilidades en defensa. Los Warriors juegan un básquetbol que no es reconocido en su bloque defensivo por su manifiesto desequilibrio y bombardeo con los tiros a distancia, penetraciones o pases rápidos y definiciones en tres segundos. Desde arriba, en los estadios los veía deslizarse con tanta armonía y compensación en las ayudas que parecía una clínica de defensa. Son brillantes en el juego de sus fintas en el lado fuerte de ayuda y recupero, y en la genialidad en defender líneas de pases extras. En el básquetbol, todo se disimula atrás con actitud. Si a esto se le agrega intelectualidad, comprensión y desarrollo, es para ver e imitarlos.

Golden State es el indiscutido campeón de la NBA
Muestran simpleza ofensiva y confianza en cada tiro “loco”. Sólo los que confían en sí mismos, en su potencial y en su sistema de juego, pueden tomar esos tiros. Me sorprende que un equipo que es avasallante con su ataque y con su juego sea el mejor del mundo sin un hombre alto de espaldas al aro. Tienen más mérito aún, ya que no tienen ese equilibrio como lo tenían los Spurs con Tim Duncan.

Su equilibrio lo tienen desde el perímetro, moviéndose en sintonía al balón y cortando en recepción, siempre esperando descargas que llegan.

Nada es casualidad. Curry se prepara antes de cada juego con sus asistentes, buscando tomar tiros cayéndose, con un paso solo, con pie cambiado o desde el pasillo del vestuario. Todos los gestos que se ven luego en el campo de juego los entrena cada día, creando un hábito para lanzar de memoria, casi sin mirar.

Thompson marcó un récord en esta temporada: convirtió 60 puntos y solo dribbleó 11 veces en 29 minutos. Increíble. ¿Qué demuestra esto? Que es rápido en su mecánica y no da oportunidad a frenarle su bello tiro. Durant es único, con esa figura espigada. Nadie sube el balón ni lanza de 5 metros (o de casi 8) como él. Y el temperamental Draymond Green se salió del molde de acuerdo a su estilo. Pelea y juega.

Resultó imposible para cualquier rival de turno poder quebrarlos y mucho menos ganarles cuatro juegos en una serie.

Golden State demostró que está al mismo nivel de audiencia que los legendarios Bulls de 1988. Cualquiera de nosotros, desde su living o en el campo de juego, quería un tiempo suplementario para seguir deleitándose y disfrutando esa belleza de básquetbol que ejecutaron. Nadie quería que se terminara el juego ni la serie. Ellos han marcado un nuevo estilo. No será fácil de imitarlo. No es un juego sólo de concepto, como el uso de un pick and roll o de balón en la mano. Ellos crearon un juego dinámico con precisión. Fue un placer y un honor ser testigo de semejante gesta deportiva.

Huevo Sánchez - Campus de Verano 2018
Campus de Verano 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados