« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Santiago 2017
Verano 2018
Campus Invierno 2017
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

01/06/2017 | NBA

Especial para Clarín. Por Oscar Sánchez; Entrenador de básquet en la Liga Nacional

A prestarle atención a una final con condimentos

Dos equipos que ofrecerán espectáculo.

Golden State y Cleveland mejoraron su personal del año pasado para acá, pero los Warriors fueron obviamente el que más se benefició con la adquisición de Kevin Durant, aunque Cleveland no se quedó tampoco atrás, al adicionar a Kyle Korver, Deron Williams y Derrick Williams.

El equipo californiano posee un estilo de juego que mezcla la velocidad de sus jugadores en transición con pases en rotación, más el desplazamiento de sus atletas con y sin el balón. Es llamativo y marcan diferencia con el resto del mundo, por mezclar velocidad con precisión. Así desarrollan un nuevo básquetbol y con el talento de sus figuras fibrosas son bellos para ver.

En Golden State todos tienen puntos en sus manos, lanzan bárbaro y atacan el aro como pocos. Corren con una ventaja: no necesitan del sistema. Los principios y los conceptos del juego ofensivo hacen que creen sus propios tiros. Sus cualidades colectivas se manifiestan en lo que es el básquetbol en sí y se pasan el balón; se lo prestan, a pesar de ser tan decisivos con la bola. El uso de los espacios entre el balón y el primer receptor hace que usen la cancha con más anchura.

Curry, con su manejo del balón, juega a voluntad y por momentos lanza y con el balón en el aire... sale ya festejando su conversión. Nadie como él. De play Station, sin dudas. Cuando Curry juega bloqueo directo (pick and roll), abre un surco de continuidad con JaVale McGee y si la defensa les juega en cambio, se divierte con el grande que le quedó enfrente. Demasiado, ¿no?

Con la “pantera” Durant todo es muy sencillo: él, como nadie y con 2,06 metros, pone el balón en el piso y con su enorme lateralidad (puede ir a los dos lados en penetración) desliza su uno contra uno maravilloso en culminación. Como si fuera poco, su lanzamiento es único. Ya no se ve ese tiro de 6 metros y él con oposición lo ejecuta desde el codo del libre. Es imposible defender tantas cualidades. Su mala noche no sería por la anulación que le haga un adversario sino por un mal porcentaje de efectividad en los lanzamientos. Sólo por eso.

Klay Thompson convive en una esquina y lo más increíble es que no necesita del dribbling para lanzar. Y desde el eje de cancha se sitúa el temperamental Draymond Green con su tiro de tres puntos a pie firme, más lo que genera en la distribución del balón. Estos jugadores hacen que sea un equipo totalmente difícil de defender. Y encima el banco es largo y jugadores como Livingston, West e Iguodola no lo hacen resentir en su juego.

Si bien lo expuesto es un arma letal para hacer puntos, Golden State no es fácil de vulnerar. Ponen al servicio de la defensa su actitud y su velocidad en las ayudas, recuperaciones y rotaciones posteriores. Lo hacen de manual. Su defensa muestra responsabilidad individual y colectiva.

Enfrente está Cleveland, un conjunto que fue en aumento en las series de playoff. Sus cualidades colectivas son un juego veloz en transición y el apoyo en el marcado desequilibrio de LeBron James y Kyrie Irving en su “uno contra uno” y en los tiros abiertos a través de lo que generan estos dos monstruos en descarga. Kevin Love abre la cancha como pocos en esa posición. Los Cavaliers lo saben y los utilizan, ya que el Rey LeBron, en su evolución de juego en estos años, usa en forma inteligente las descargas al blanco lanzador.

Son determinantes lanzados en velocidad. Son de temer. Es difícil provocarle una falta a LeBron y estacionado en el juego de pick and roll, Irving es determinante. Físicamente, tienen una ventaja sobre Golden State. Además de veloces, son más fuertes.

Como conclusión de lo que se verá, habrá duelos de apareamiento, como los que espera el aficionado entre Durant y LeBron, aunque quizás es más probable que James pase más tiempo marcando a Durant que el alero a LeBron. Cleveland no tiene muchas alternativas para defender a Durant, mientras Golden State cuenta con Green, Iguodala y Klay Thompson para alternarse y alivianar a la “pantera” Durant en su desgaste con LeBron.

El pareo entre los bases será espectacular. Interesante, por cierto. Tanto Curry como Irving llegan en su nivel más alto de la temporada, lejos de los altibajos que tuvieron durante la temporada regular.

Hay mucho más, amigos, pero dejemos correr la serie y desmenuzar su contenido. Mi candidato y el de muchos, por personal y juego defensivo y ofensivo, es ligeramente Golden State. Pero se verá si LeBron y compañía lo permitirán.

Huevo Sánchez - Campus de Verano 2018
Campus de Verano 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados