« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Campus de Bases 2018
Santiago 2018
Campus Invierno 2018
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

03/09/2006 | Mundial Japón 2006

MUNDIAL DE JAPON

Más cerca del estilo NBA

La planificación en defensa fue buena pero en ataque se cambió en relación al pasado reciente.
OSCAR SANCHEZ. Entrenador de Quilmes. Nuestra Selección acertó en la planificación de cada partido, a excepción de ayer. La mayoría de sus compromisos los diagramó con un gran sentido común. Comenzando por el juego ante Francia, que tuvo como idea no dar espacios a esos jóvenes atletas; la seriedad y compromiso ante débiles como Líbano, Nigeria y Venezuela; concentración en los movimientos perimetrales de Nueva Zelanda; juego grandioso en actitud frente a Turquía, en todas las asignaciones individuales, y la más reciente al buscar un resultado corto frente a España, anulando la característica rival de transiciones mediante recuperos de balones.

Lo mencionado es irreprochable en desgaste y amor propio para lograr esas tácticas que, en muchos partidos, se consiguieron con desventaja física interior. Conmovieron.

Lo que no vimos en nuestro equipo fue “el sistema”, arma esencial dentro del mundo FIBA, en la cual se juega a través del pase, corte y cortinas preestablecidas.

La Selección tuvo otra manera de resolver los ataques: menos convivencia con el balón de los jugadores internos en relación a otros torneos, más abuso del juego individual (justificado por notables evoluciones en varios de los componentes) y a pesar de ser brillante en la mayoría de los partidos, el exceso de Pepe Sánchez de tener el balón en sus manos nos hizo minimizar la preocupación de los adversarios al control sobre uno o dos jugadores. Se jugaron más “principios” y “conceptos” que “sistemas”. El nuestro fue un estilo más aproximado al de la NBA que al de un equipo FIBA.

En la parte defensiva tuvimos scouting de primer mundo, sólo que a nivel de alternativas defensivas carecimos de una herramienta extra, como zonas convencionales o presión después de gol. En un Mundial donde prevalecieron ese tipo de dispositivos, nosotros nos vimos limitados. Contra Estados Unidos fue más llamativo, ya que la mayoría de sus rivales (Italia, Grecia, por ejemplo) iniciaron con defensas zonales. Le dimos el espacio en la mayor parte del juego. No la sentimos y puede ser entendible, por temperamento y falta de masa muscular. Demasiado esfuerzo se hizo con tan pocos relevos interiores que integraron el plantel. Igualmente, pese a la desventaja física no fuimos humillados.

El claro ejemplo fue contra España, donde estuvimos a una pelota de entrar a la final. Quedó la sensación de que gran parte del juego fue manejado por los europeos y que merecían una diferencia más holgada. Sin embargo, nuestro orgullo y pasión por ganar nos puso cerca de otro éxito —pese a la falta de juego de pases—, aunque finalmente no se dio.
Huevo Sánchez - Campus de Invierno 2018
Campus de Invierno 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados