« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Campus de Bases 2018
Santiago 2018
Campus Invierno 2018
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

30/08/2006 | Mundial Japón 2006

MUNDIAL / CUARTOS DE FINAL: ESPAÑA

Gasol, Navarro y muchas cosas más

España es el mejor juego colectivo del torneo: intensidad, recuperos y claras opciones de gol.
OSCAR SANCHEZ. Entrenador de Quilmes. Nos vamos a enfrentar al conjunto más regular en juego de equipo de este torneo. Su perfomance, tanto en la preparación como en la primera fase del Mundial, octavos y cuartos, no ha sufrido crisis de juego.

Sus argumentos colectivos se basan en una intensidad de juego que inicia a través de cualquier dispositivo zonal u hombre, con movilidad y perfección en las ayudas y notables rotaciones de sus jugadores. Este sistema es el eje del nacimiento de un estilo, que a través de tanto despliegue de conjunto, logra que el rival vea en su ataque una tela de araña a la hora de buscar penetraciones o juego de pases. Los recuperos son el principal arma: a partir de eso corren en forma disciplinada y letal, transformando todo ataque rápido en gol.

Su ofensiva tiene claras las primeras opciones interiores y exteriores para anotar: Gasol adentro, Navarro en el perímetro y Garbajosa en forma versátil. Se destacan por jugar sistemas simples y con espacios para el desarrollo individual.

¿Los ingredientes para desarrollar esta filosofía de juego? Virtudes técnicas de gran importancia para construir. Calderón es nuestro Pepe Sánchez; físicamente es muy bueno para controlar armadores contrarios. En las situaciones de pick and roll no le sacan ventaja, especialmente en los lados del campo, ellos lo niegan y luego rotan excelentemente ante el movimiento del jugador que cortinó.

En muchos pasajes de los partidos jugados mantuvieron sus alternativas defensivas durante mucho más tiempo de lo convencional. Las zonas les apetecen y sienten allí más confiabilidad para hacer consumir tiempo al ataque adversario. Después de lograr un gol fácil o un libre, Navarro o Jiménez señalan en número, ya sea 2 ó 3, el sistema a usar (2 es zona 2-3 y 3 es zona 3-2). Inician en tres cuartos un pressing al balón, para luego, ya pasado el medio campo, convertirla a 2-3 ó 3-2 como hicieron en el último juego ante Lituania.

En los recuperos, la transición es abierta por dos motivos claros. Le otorgan el espacio a Gasol por el eje de cancha y Pau, con sus 2.15, es uno de los que más corre. Garbajosa, de vital importancia, inquieta en forma permanente.

Los sistemas ofensivos tienen como abanderado a Gasol, siendo Pau quien lo descomprime al perímetro para, a partir de ahí, jugar el uno contra uno cerca del cesto o, ante una eventual ayuda o doble marca, descargar afuera. Si ven el dibujo ofensivo, siempre España mostrará uno por dentro y cuatro abiertos. Esta formación produce espacios al gigante catalán y rompimientos o tiros a distancia de la Bomba Navarro. Quien más se la pasa a Gasol es Jiménez, que siempre intenta hacer un corte debajo del cesto para absorber ayudas y dejar la recepción de Gasol en el poste medio.

España no sólo pone el peso ofensivo en esos dos jugadores. El resto acompaña y bien. Tanto Jiménez como Mumbrú son muy versátiles y demuestran que pueden jugar posteados y de frente al cesto.

Su base, Calderón, es buen jugador pero, al igual que Navarro, usa solamente su mano derecha para atacar el cesto.

Los españoles se sienten cómodos cuando se les propone un juego de constante cambio de posesiones rápidas. Pasó con Argentina en su preparación, cuando al ser defendido en zona no tuvo la paciencia actual para atacarla con más pases y usufructo del espacio. Le tiraron rápido y España corrió y dominó el juego.

España necesita el balón para desarrollar el juego y mantener la segunda mejor ofensiva del torneo (93.1 puntos). Para esto es importante buscar el control ofensivo y tener como claro objetivo sacarlos de ritmo.

Ellos, al igual que nosotros, tienen debilidades en los relevos interiores. Sólo Reyes es un jugador de rol de defensa y rebote ofensivo. El resto, como Jiménez o Mumbrú, son aleros que se disfrazan de 4 para sostener ese juego de espacios con cuatro abiertos.
Huevo Sánchez - Campus de Invierno 2018
Campus de Invierno 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados