« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Campus de Bases 2018
Santiago 2018
Campus Invierno 2018
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

17/08/2006 | Mundial Japón 2006

Distinto al de Indianápolis

OSCAR SANCHEZ. Entrenador de Quilmes. Las diferencias más notables con respecto a Indianápolis son en cuanto a tres jugadores que fueron reemplazados por hombres de distintas características y personalidades. La más notoria es la del ex capitán Hugo Sconochini, el alero del equipo, que pasaba gran parte del juego dentro de los 6.25, yendo hacia el aro y también tomando tiros de cinco y seis metros. Además era líder natural del grupo, por su juego y ascendencia.

Otro ausente es Montecchia, la alternativa del base, que podía cambiar los ritmos y también ser ofensivo con su tiro lejano al cesto, un jugador de personalidad ganadora. Tampoco está Leandro Palladino, nuestro mejor lanzador a pie firme, definiéndose como tirador del equipo (51,5% en triples).

Los reemplazan jugadores quizás de más talento y condición atlética. Todos mostraron una marcada evolución en estos últimos años. El ejemplo claro se da en la posición de alero con Chapu, que pasó del 26,9% en Indianápolis a un 47,6% en playoffs de la NBA, con la línea más lejos. Por eso es algo natural que confíe en su tiro. Prigioni, el reemplazo de Montecchia, es un formidable conductor, pero no tiene el tiro de 6.25 de Alejandro y confía más en su juego de 2x2 con Scola. Y Delfino, escolta, es mas atlético que la mayoría, pero no un tirador por excelencia.

Las diferencias colectivas son considerables por la evolución de los jugadores. Sienten una tremenda confianza, con el balón y en sus declaraciones. Y muchas veces han perdido la química de equipo, debido a ese individualismo y también a la filosofía del DT en liberarlos un poco más en ofensiva y confiar en eso como arma ganadora.

Las cualidades de los jugadores son diferentes. Pero hay algo que está muy evidenciado: en el Mundial anterior la ofensiva daba tranquilidad. Recuerdo un ataque que dio muchísimos frutos, el flex ofensivo, movimiento móvil que minimizaba el dribling y creaba opciones de pases mediante cortes previos. Los estadounidenses, que lo crearon, no pudieron controlarlo y perdieron la paciencia.

Hoy no se hace. Y los ataques son más con objetivos inmediatos. En Indianápolis terminamos con 20 asistencias de promedio y contra España llegamos a seis... También varió la filosofía de poner el balón adentro. Oberto y Scola, excelentes conocedores del juego, en gran cantidad de partidos generaban pases gol. Hay algo intacto: el corazón y la capacidad para cambiar a tiempo. El crédito está. Ellos se lo han ganado con creces.
Huevo Sánchez - Campus de Invierno 2018
Campus de Invierno 2018
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados