« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Santiago de Chile 2018
Campus Verano 2019
Bahía Blanca 2019
Fotografías
Noticias
Fotos Campus
Noticias
Entrevistas - Fuente: La Nueva Provincia

14/08/2008 | Entrevistas

LEIF MÜLLER ASISTIO AL CAMPUS DE “HUEVO” SANCHEZ

El globetrotter colombiano

Leif Stefan Müller nació en Bogotá (Colombia), hace 21 años --el 6 de junio de 1987--, juega de base, mide 1m90, su abuelo es suizo y sus padres son entrenadores de básquetbol. Permaneció, solo, por varios días en Bahía Blanca. ¿Vino a pasear? No, nada de eso. Müller fue el único jugador extranjero que participó del primer Campus que “Huevo” Sánchez realizó en Bahía Blanca, durante la semana pasada. El domingo combinó Bahía-Buenos Aires y, el lunes, hizo Buenos Aires-Bogotá. Su futuro basquetbolístico está en Suiza.
--¿Sos un trotamundos del básquet?
--Sí, he estado en hartos sitios jugando al básquetbol.

--¿Con qué objetivo?
--Perfeccionarme, porque mi sueño es ser profesional.

--¿En Colombia no tenés la posibilidad de progresar?
--Allá el básquet profesional no es una opción de vida. Entonces, como tengo descendencia suiza, me resulta más fácil viajar por Europa. Aprovecho esa oportunidad. Aparte, mi papá es entrenador de básquet en un colegio colombiano y ya trajo a varios chicos al campus del “Huevo”. El me aconsejó que viniera a Bahía, por eso vine.

--¿Tus padres son suizos?

--No, mi abuelo. Después de la Guerra estuvo difícil la situación en Suiza y recaló en Colombia para mejorar su calidad de vida.

--¿Cómo diste tus primeros pasos en el básquet?

--Nací en Bogotá y siempre estuve rodeado de básquet, ya que mis padres son entrenadores.

--¿Tu mamá también?

--Sí, ella estuvo en una selección Colombia femenina estando en una universidad. Siempre digo que si en Colombia habría existido el básquet profesional de mujeres, mi mamá hubiera llegado lejos. Era muy buena. Me contaron que ella jugó, conmigo en la panza, hasta el séptimo mes de embarazo.

--¡No te quedaba otra que ser basquetbolista!

--(Risas) Sí. Mis padres son profesores de Educación Física y entrenadores.

“Me voy con el cuerpo destrozado, pero aprendí muchísimo”

--¿Dónde comenzaste jugando?

--En el colegio “Los Nogales”. Ahí me la pasaba jugando todo el día; mi papá era el entrenador. En Colombia no existen los clubes como acá, allá se compite entre colegios.

--¿De qué jugás?

--De base.

--¿Cuáles son tus virtudes y defectos?

--El “Huevo” me dijo que hago “showtime”, porque cuando penetro saco el balón por donde nadie se lo espera. Me falta mejorar mucho en la defensa. En este campus aproveché a mejorar eso.

--¿No te gusta o te cuesta defender?

--Me gusta, pero también me cuesta. Si uno quiere un buen ataque, necesita defender bien.

--¿Qué va a hacer de tu vida de ahora en más? ¿Se te cruzó por la cabeza quedarte a jugar en Bahía?

--No, ahora tengo una oportunidad en Suiza, donde ocupo ficha de nacional por tener pasaporte. El básquetbol allá no es tan competitivo, pero me da la oportunidad de mostrarme. Ya estuve probándome y me habían aceptado, pero no me quedé porque no me daban hospedaje, entonces me volví, aparte, mi mamá estaba un poco enferma.

--¿Cuándo viajás para Suiza?

--De Buenos Aires vuelo para Bogotá y después me iré para Suiza. Este campus fue lo máximo para mí porque me ayudó a prepararme para ese objetivo.

--¿Sabés que en Estudiantes jugó un compatriota tuyo?

--Sí, Stalin Ortiz. Me contaron los “profes” que le fue muy bien. Como ustedes dicen, la “rompió”. Ahora está en Europa.

--Fue el goleador de la Liga Nacional. Después lo dejaron ir por problemas de conducta. ¿Es el máximo referente del básquet colombiano?


--En Colombia no le prestan mucha atención al básquetbol, sólo es fútbol, fútbol y fútbol y a los otros deportes los dejan de lado. Pero, sí, Stalin es el que más trascendió.

--Aunque llegaste en época de receso y apenas estuviste una semana, ¿pudiste palpar más o menos cómo se vive el básquet acá?


--Sí, cuando nosotros terminábamos con el campus, en Bahiense del Norte practicaban algunos equipos que eran impresionante lo bien que jugaban.

--¿Y a qué nivel te encontraste?

--Lo que más me costó fue el frío, porque cuando he ido a Europa siempre lo hice en verano y, acá, siempre -4, -7 grados (Risas)... Me congelé, pero en los últimos días fueron los que más disfruté.

--Entonces, no perdiste el tiempo viniendo...

--No, para nada. Me voy con el cuerpo destrozado, pero aprendí muchísimo de los profesores y del “Huevo”. Como decimos en Colombia, fueron muy “cheberes”. Ellos saben mucho y lo organizan muy bien al Campus. Fui el único extranjero y mis compañeros me trataron excelente.
Huevo Sánchez - Campus Bahía Blanca 2019
Campus Bahía Blanca 2019
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados