« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Campus Verano 2018
Campus Invierno 2017
Santiago 2017
Fotografías
Noticias
Fotos Campus

Mar del Plata, 13/04/2006 | Entrevistas

“No quiero más polémicas”

Luego de su traumática salida de Quilmes en agosto de 2002, Oscar Sánchez deja todo en el pasado y se muestra sereno. Fue tentado para dirigir en la 06/07 nuevamente al club que lo tuvo 13 años como técnico y que ascendió dos veces. Un mano a mano con Pick and Roll donde el “Huevo” se confiesa.
Pablo Tosal. Se habló de todo. Es decir, de todo lo que tenga que ver con el básquet. Es imposible no hablar de básquet con el “Huevo”. Por ejemplo es inevitable su “cara de nene” en la nostalgia de recordar que en el año 80 trajo al país unos anteojos especiales para entrenar y picar la pelota sin ver el piso o unas muñequeras para lanzar solo con los dedos sin involucrar la palma de la mano.

Los recuerdos forman parte de la charla de un tipo que se confiesa distinto: “Ahora no me peleo más con nadie, ya está, no discuto más, que hagan todos lo que les parezca”, confiesa Sánchez. Por eso de movida la charla con Pick and Roll comienza por el pasado, en vista al ofrecimiento de Quilmes como técnico de su plantel para la temporada 06/07, es indispensable ver como quedaron las heridas.

“Todos han madurado en la situación, ha pasado ya tiempo y creo que hoy me siento más querido que antes, o más respetado” – dice el Huevo –

- La pregunta se imponía, Huevo ¿no te supieron reemplazar?.

- Creo que después que me desvinculé de Quilmes es una realidad que no hubo buenas campañas en los últimos años y lógicamente la gente extraña los momentos de felicidad. Además en los 13 años que estuve vivimos dos ascensos y muchos momentos buenos.

- Pero vos sabes que tu imagen es conflictiva, ¿Qué se necesita para que vuelvas a Quilmes?

- En primera instancia la anuencia de todos los dirigentes. No quiero volver por presión de la gente o de la prensa, porque yo tengo que convivir dos años con los dirigentes, si ellos no están de acuerdo, yo no quiero volver. Segundo un equipo competitivo. Es fundamental. Ya no quiero más equipo para luchar objetivos chicos. Como mínimo un plantel para luchar por el campeonato. Y tercero que económicamente me convenga, esto es mi trabajo y cada uno defiende su ingreso.

La escala de prioridades para el técnico al 13 de abril es: esperar una propuesta de la LEB española (segunda división) “Quiero saber de una vez por todas si estoy capacitado para dirigir allí” - Huevo dixit – luego Quilmes y Madryn.

El equipo del sur del país pasó la crisis de la temporada 05/06 y promete a través de un nuevo sponsor (Diario La Jornada) un equipo competitivo, por eso le ofreció una renovación en el contrato que Sánchez dilata en espera. “Mi objetivo siempre fue la selección y Europa, por eso no voy a apurar la decisión ahora, sino no se da eso, quiero luchar para campeón en la liga o nada, no estoy para sufrir tanto, al menos quiero sufrir para arriba”. Luego amplia y coloca a su familia en el centro de su atención: “La idea es no estar loco y desesperarse. Yo priorizo mi familia y eso obviamente le da más chances a Quilmes, pero no descarto nada y sé que habrá ofertas de otros equipos”.

Con respecto a su paso por el Sur, es evidente que al Huevo le gustó la experiencia: “fueron casi tres años, Madryn es muy especial”, relata el técnico “Son muy serios para trabajar, me siento querido por todos y me ofrecieron una renovación de tres años, aunque podría dirigir un año sin problemas. La verdad es un lugar increíble que cierra un círculo hermosísimo: junto con el estadio Polideportivo de Mar del Plata tienen el segundo mejor estadio del país, dirigentes que le dan para adelante como loco, sponsors serios. El año que estuvo Conarpesa y ahora que entra otro sponsor siempre se comprometen y cumplen, tienen ganas y quieren estar arriba.”

Luego recuerda que “la ciudad se volcó al básquet de manera decisiva, antes era un sponsor casi sin camiseta, pero con la identificación de Deportivo Madryn la gente generó un clima especial parecido a Once Unidos”.

- A propósito de los objetivos, ¿fue traumático el año?

- Yo estoy bien, bárbaro, cumplimos con el objetivo del club y la ciudad. Aunque para mi era un objetivo mezquino, yo quería jugar play off, quería más. Si vos haces un análisis de lo que pasamos fue milagroso. Le puse muchas fichas a Mike Robinson y luego me quede con un extranjero blanco que no servía y Micah Brand. Cuando parecía que HL Coleman era el jugador que necesitábamos, se nos va a Europa. Después el negro Acosta manifestó que ya no quería estar más y le hicimos caso. Esto deja otra vez la lección que la ADC se tiene que poner seria y abrir la oportunidad de recambios hasta los play off como en la NBA, no hay que tener miedo con eso, todos estarían un poco más tranquilos. Pero finalmente me quedo con la conciencia tranquila, me hubiese puesto muy mal si Madryn se iba al descenso.

La nota lo sorprende antes de un chequeo médico de rutina con un trabajo de esfuerzo, para saber cuánto aguanta hoy su corazón. “Estoy hecho un toro, puedo dirigir hasta el tránsito” le confiesa a Pick and Roll.

Y como su vida pasa por una pelota de básquetbol suelta su futuro proyecto sin ponerse colorado: “Este invierno quiero ir a Yugoslavia, para ver como trabajan en Cadetes y Juveniles, hable con Dusko (Ivanovic) y me dijo que en Belgrado no pasa nada, que se puede ir tranquilo”. Lo dice como quien cuenta que mañana irá al cine.

Y amplia el tema: “Yo me siento más feliz enseñando que dirigiendo, aunque cuando dirijo todavía siento algo muy especial y entro en un mundo aparte, quiero enseñar. Pero para eso me tengo que perfeccionar, ir a las provincias del norte a hacer lo que siempre quise, un gran reclutamiento.” En principio, el Huevo está arreglando su primer Campus de Invierno en la provincia de San Luis. Y el próximo 14 y 15 de abril dictará una clínica en Bahía Blanca a beneficio de Estudiantes. Da la sensación que el básquetbol nunca deja de estar presente en cada minuto de su vida.

Mientras los directivos del club Quilmes hoy se reúnen con Claudio Villanueva y Carlos Rafaelli en busca de Julio Lamas, Oscar Sánchez espera. Ni el club ni el técnico se quedan quietos. De todos modos, a fin de este mes se sabrá la respuesta de ambos.

Pero no es casualidad que después de mucho hablar, el huevo cierre diciendo: “No quiero más puterío, hay que hablar menos y trabajar más. Ya descarto todo tipo de polémica en Quilmes o cualquier lado. Ni quiero más polémicas, solo me interesa estar bien donde este con mi familia.”
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados