« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Santiago de Chile 2018
Campus Verano 2019
Bahía Blanca 2019
Fotografías
Noticias
Fotos Campus
Noticias
Básquet Plus

03/09/2011 | Básquet Plus

Juego físico más Messi

Como se preveía anoche se enfrentó a un duro rival. Puerto Rico tuvo durante los 20 minutos iniciales el control del juego.
Oscar Huevo Sánchez. Partió de una gran defensa interior, donde Santiago fue el dueño de la pintura absorbiendo en ese periodo a nuestra primera opción interior: Scola.

La defensa en general de los caribeños fue ayudada por la poca paciencia argentina en su habitual juego de pases. Es que Emanuel esta vez tomó la bandera del ataque y sus penetraciones desgastaron, pero no fue suficiente. Se tomaron malos tiros y para colmo de males Luis estaba impreciso en los libres y su tiro a distancia no coincidía con su radio de tiro. Lo hizo más lejano.

Los argentinos atrás fueron unas fieras, con negación de pases, no dejando la reversión del balón. Fue una constante. En varias oportunidades solo les quedaba el juego del desequilibrio individual con Barea. Luego mejoró sustancialmente en cuanto a su concepción del juego. Comenzó a circular el balón y con un mismo objetivo, definir en el eje de cancha atacando a Prigioni mediante cortina del trabajador Santiago.

Lo consiguió. Esa idea los llevó a consumir segundos y Arroyo fue su definidor. En los números de la etapa no se reflejó quién llevaba hasta ese momento el control del partido. Coincidió el buen momento de juego de Puerto Rico con la salida de su anárquico Barea.

Iniciado el segundo todo cambió en ofensiva, principalmente, ya que Prigioni comenzó a hacer jugar a su compañero y definidor de siempre: Scola.

A través de una vía mas de gol y las constantes e hirientes penetraciones de Emanuel más las apariciones notables de Delfino, ya Argentina volvió mejor a defensa y se potenció aún más atrás.

La clave fue el control que ejerció Pancho sobre Arroyo. Lo corrió, cambió en los pick y hasta muchas veces, a Barea lo enviaron hacia adentro, donde los gigantes argentinos taparon todo. Los recuperos fueron nuevamente el arma para destrabar hasta ese momento un juego que parecía parejo y sufrido.

Los de Flor tuvieron dos problemas. El primero el obstinado juego individual de Barea. El descontroló a su equipo.

El otro y poco solucionable a lo largo de todo el juego fue el desastre que le hizo Messi (Emanuel) en cada dribling cuando atacaba el cesto. Los desgastó los 40 minutos. Jamás pudieron frenarlo y con la particularidad esta vez de que fue una idea fija. ATACAR EL ARO y apareciendo cuando se lo necesitaba. Me encantó el equipo nacional. Su energía en todo el desarrollo, sus jugadores clave en ofensiva y ese animal llamado Nocioni fueron demasiado para que Puerto Rico solo aguante un tiempo.
Huevo Sánchez - Campus Bahía Blanca 2019
Campus Bahía Blanca 2019
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados