« Inicio
Mi historial
Clínicas y Convivencias
Logros
Preguntas
Cartas
Libro de visitas
Contacto
Campus Verano 2019
Campus Invierno 2018
Fotografías
Noticias
Fotos Campus
Campus en el Recuerdo

07/06/2011 | Básquet Plus

Como el último se esperaba de toda la serie

Fue el único partido en el que Atenas jugó sin presiones y se dio un partido ofensivo.
Gutiérrez metió triples imposibles para cualquier defensa
Gutiérrez metió triples imposibles para cualquier defensa
Oscar Huevo Sánchez. Recién el último partido fue de gran nivel ofensivo. Los ataques superaron a las defensas, sin dudas.

Esto sucedió porque Atenas sabía que se jugaba su última carta y salió sin temores, sin presión a jugarla con más fluidez ofensiva, más libertad en la toma de decisiones y con coraje en muchos de sus jugadores.

Por ejemplo este Atenas tuvo a más de dos jugadores bien, cosa que era difícil encontrarlo en anteriores partidos. Cuando esto sucede pasa a ser un equipo. Lescano, Gerlero, Bruno y especialmente el desequilibrio que causó Lewis con su energía fueron de mucha importancia para encarar un juego en paridad total.

Atenas jugó esta vez zona, pero demasiada abierta y esto hizo que sea demasiado vulnerada es sus espacios.

Al irse al hombre tuvo una notable reacción que mediante recuperos encontró respuestas en soledad en los ataques rápidos.

Peñarol como siempre intentó con sus vías de gol más humillantes. Leo, una vez más y en las narices de sus rivales, convirtió triples hirientes, que dejaban sin respuesta a cualquier defensa. Se notaba que sus tiros entraban antes de tomarlos. Confianza total.

LaMonte y Leiva siguieron haciendo daño, pero esta vez todo Peñarol fue permisivo atrás en la defensa interior. Dejaron a Lewis solo en el uno contra uno con Leiva, y el extranjero lo atacó de frente y le convirtió. Extrañamente los marplatenses jugaron sin ayudas sobre él.

También su perímetro fue liviano y no pudo a veces controlar los tiros a distancia que esta vez tomó como hacía mucho no lo hacía Bruno.

El segundo periodo fue igual, solo que el bajón de Peñarol se sintió en una leve sequía sin Gutiérrez en campo.

Hasta que llegó el final con un cierre brillante del jugador que más le dio en cada juego viniendo de atrás: Campazzo. Robó la pelota del juego y lanzó sus libres como si estuviera apurado para meterlos, defender de vuelta y que se defina ese juego y listo…maravilloso este chico GRANDE.

Todo fue de Peñarol. La JERARQUIA estuvo por encima de la TACTICA. Jugadores con semejante desequilibrio y con una cabeza más fuerte de lo normal, plasmaron una vez más su condición de mejor equipo de los últimos 5 años del basquetbol argentino.

Felicitaciones Ove. Gran trabajo.
Huevo Sánchez - Campus de Verano 2019
Campus de Verano 2019
COPYRIGHTS 2009 • Todos los derechos reservados